Psoriasis: cómo se diagnóstica y cuáles son sus causas más comunes

Publicado el 5 mayo, 2021

Compartir:

La psoriasis es una dolencia de la piel que en muchas ocasiones puede confundirse con otras enfermedades cutáneas. La doctora Patricia Contreras Ferrer, dermatóloga, nos cuenta cuáles son las causas más frecuentes y cómo se diagnostica.

La psoriasis es una enfermedad de la piel, de carácter inflamatorio y que sigue un curso crónico, es decir, que una vez que se desarrolle, se mantendrá de por vida, alternando periodos en los que aparezcan las lesiones (brotes) con otros en los que desaparezcan (remisiones).

Es una patología muy frecuente, llegando a afectar en España al 2,3% de la población y, aunque puede manifestarse a cualquier edad, el 75% de los casos tendrá lugar antes de los 40 años.

Las causas de la psoriasis

Aunque la psoriasis no es una enfermedad hereditaria, sí que existe cierta predisposición genética, por lo que es habitual que los pacientes tengan algún familiar directo con psoriasis. Además de esta predisposición, se requiere de la presencia de otros factores ambientales desencadenantes, como pueden ser:

  • El estrés.
  • Traumatismos (“fenómeno de Koebner”: un trauma en la piel puede desencadenar un brote de psoriasis, por ejemplo tras la realización de un tatuaje o tras sufrir una quemadura solar).
  • Infecciones (el estreptococo beta-hemolítico se relaciona con la aparición de psoriasis en gotas o guttata).
  • La toma de algún fármaco (litio, betabloqueantes, antimaláricos, AINEs).
  • La hipocalcemia (niveles de calcio en sangre inferiores a lo normal).
  • Los cambios de estación (existe un claro empeoramiento en primavera y otoño).
  • Alteraciones hormonales (por ejemplo, puede empeorar en el post-parto).
  • El alcohol, el tabaco y la obesidad. 

La psoriasis es una enfermedad autoinmune, en la que existe una alteración del sistema inmune que ocasiona que las células de la última capa de la piel (queratinocitos) crezcan a una velocidad mucho más rápida de lo normal por lo que, mientras que el recambio de la piel debería de ocurrir en ciclos de 28 días, en los pacientes con psoriasis tienen lugar en 3-4 días.

Mujer con psoriasis en el cuero cabelludo

Signos físicos

Esto dará lugar a la clínica típica que consiste en la aparición de unas placas rojas (eritematosas), muy bien delimitadas, cubiertas por escamas blancas nacaradas y finas y con un grosor variable.

Aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, las zonas más típicas son las áreas de extensión, como codos y rodillas, la nuca y la zona sacra. Cuando afectan a los pliegues (psoriasis invertida), las escamas pueden estar ausentes, dificultando el diagnóstico.

En ocasiones aparecen acompañadas de picor, ardor e incluso dolor y cabe destacar que no son contagiosas. También puede haber afectación de las uñas hasta en el 50% de los casos.

El picor y el escozor de la piel son algunos de los síntomas para el posible diagnóstico de la psoriasis

Diagnóstico de la psoriasis

Para poder realizar un correcto diagnóstico de la psoriasis es fundamental llevar a cabo una exhaustiva exploración física.

Para ello se solicita al paciente que se desnude y se explorará toda la superficie cutánea, haciendo hincapié en las zonas más típicas pero sin obviar otras áreas que pueden pasar desapercibidas, como ocurre en la región submamaria (bajo las mamas), axilas, ombligo, detrás de las orejas, en zona genital, pliegue interglúteo, uñas y cuero cabelludo.

Es importante saber que, en ocasiones, la única manifestación clínica de la psoriasis puede ser en forma de caspa seca o eccemas en el interior de los oídos, por lo que es importante ante la sospecha acudir a la consulta de dermatología para poder establecer el diagnóstico preciso. 

Si tras la exploración física existen dudas, se puede realizar el llamado raspado metódico de Brocq. Consiste en realizar un raspado de una placa de psoriasis con una cucharilla, de forma que veremos la aparición de tres signos característicos y secuenciales:

  • En primer lugar aparecerá el “signo de la bujía o de la mancha de cera”, que consiste en la formación de pequeñas escamas blanquecinas en forma de virutas.
  • Si continuamos con el raspado, se observará una fina membrana de escamas nacaradas que se desprende en bloque (“Membrana de Duncan Buckley”).
  • Por último, el raspado dará lugar a una zona eritematosa en la que aparecen pequeños puntos hemorrágicos (“Signo de Auspitz”).

Banner Emitium Piel

En alguna ocasión, ante la posible similitud con otras enfermedades cutáneas y para evitar la confusión, se puede requerir de la realización de una biopsia.

Entre un 5-25% de los pacientes puede tener afectación articular, dado lugar a una inflamación (artritis psoriásica) que puede acontecer incluso antes de afectación de la piel. Por eso es importante que ante la presencia de dolor, entumecimiento o deformidad de alguna articulación se realice una valoración por reumatología, que podrá solicitar otros estudios complementarios como radiografías y analíticas específicas

En la consulta nos valemos de distintas escalas de valoración de la gravedad (índice PASI o el índice BSA), que nos permite evaluar la evolución que tiene el paciente así como la respuesta a los distintos tratamientos.

Calidad de vida en pacientes con psoriasis

Es muy habitual la afectación en la calidad de vida de los pacientes. Las lesiones de psoriasis se encuentran en localizaciones visibles, pudiendo llegar a afectar a la autoestima y causando cierto aislamiento social.

Por otro lado, la posible afectación articular así como la extensión de las lesiones cutáneas pueden llevar en algunos casos a bajas laborales y a una mayor dificultad para encontrar y mantener un trabajo, con la consiguiente repercusión económica.

Por todo ello, no solo es importante el diagnóstico clínico y físico de la psoriasis, si no que también es importante realizar una adecuada valoración psicosocial.

Mujer sentada en un puente al atardecer

Los pacientes con psoriasis tienen mayor riesgo de sufrir “Síndrome metabólico” (obesidad abdominal, dislipemia, hipertensión, diabetes mellitus y resistencia a la insulina), así como mayor predisposición a desarrollar episodios trombóticos y riesgo cardiovascular.

Por eso es habitual que en la consulta se realicen mediciones de la tensión arterial, del perímetro de la cintura, se calcule el Índice de Masa Corporal (IMC) teniendo en cuenta la estatura y el peso del paciente o se solicite una analítica completa con la finalidad de hacer un estudio sistémico y poder realizar un abordaje completo y global.

La psoriasis puede confundirse con otras enfermedades de la piel y requerir llevar a cabo un adecuado diagnóstico diferencial. Así, en lactantes y niños muy pequeños habrá que diferenciarlo de la dermatitis atópica, la dermatitis seborreica y el eccema numular.

En niños más mayores descartar además una pitiriasis rosada o una dermatofitosis y en adultos, diferenciarlo de un liquen plano, una sífilis secundaria e, incluso cuando afecta a las manos, de una dermatitis alérgica de contacto o queratodermia. 

Compartir:

Regístrate en nuestro boletín

Y recibe contenidos especiales relacionados con tus intereses.
¿Cómo conseguir EMITIUM® Piel?

COMPRAR ONLINE

ENVÍO GRATIS si pides 2 cajas o más

POR TELÉFONO

De lunes a jueves: 10 – 17h
Viernes: 10h – 15h

Código nacional: C.N. 199374.8

También puede interesarte…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si tienes alguna duda o comentario, también estamos en: