fbpx
Seleccionar página

Qué comer para fortalecer las defensas

Publicado el 13 noviembre, 2019

Compartir:

El sistema inmunitario es la defensa del organismo frente a agresiones externas como lo virus de la gripe o gastroenteritis o los resfriados.

El 70% del sistema inmunitario se encuentra en el intestino. Ahí es donde se sitúa la microbiota o flora intestinal, el conjunto de microorganismos vivos que forman el sistema inmunitario y aumentan la producción de los anticuerpos que nos defienden de patógenos externos. 

Por tanto, te puedes imaginar la importancia que tiene la salud de tu intestino en la capacidad de tu cuerpo para mantenerte a salvo de ciertas enfermedades. Y no sólo eso: la microbiota influye en la salud mental y en el equilibrio intestinal. Es por ello que se dice que en los intestinos se encuentra nuestro segundo cerebro. 

 

fortalecer-sistema-inmunitario_sandia

Cómo fortalecer el sistema inmunitario de manera natural

Como ya has visto, el sistema inmunitario está situado mayoritariamente en el intestino. Por tanto, ¿Cuál será la mejor manera de fortalecerlo? Evidente: con una alimentación completa, saludable y consciente

Para ello, es preciso tener algunos puntos muy claros: qué comer y qué no comer para fortalecer las defensas. Empecemos por el principio: 

mujer-frente-a-nevera

Elimina de tu nevera todo lo que no aporte

Actualmente es muy fácil confundirse entre los alimentos saludables y los que no lo son tanto. Por eso, tener una información adecuada te da superpoderes en los pasillos del supermercado. 

¿Cuáles son los alimentos que no aportan? Los que llevan ingredientes vacíos de nutrientes. Esto es: conservantes, colorantes, azúcares añadidos, potenciadores de sabor y un largo etc. que tu organismo no necesita para nada. 

Para identificarlos, no te fíes de las cajas bonitas y de los colores naturales como marrones y verdes. Da la vuelta al envase y lee los ingredientes. Apunta: la corriente realfooder tan en voga últimamente recomienda consumir sólo productos con menos de cinco ingredientes

Emitium inmonologia banner alimentacion probioticos

Algunos son muy fáciles de identificar: bollería industrial, galletas, salsas, ultracongelados procesados (como pizzas, pastas, etc.), fritos, bebidas azucaradas, zumos, postres como natillas o arroz con leche, etc. 

Pero hay otros que no lo son tanto. Por ejemplo, ciertas marcas están lanzando reclamos comerciales de productos como cereales, aceite de oliva o con Omega 3 que… y no son del todo ciertos. 

Es posible que si miras la composición, descubras que la mayoría de sus harinas son refinadas, que incluye aceite de palma y un 2% de oliva o un 15% de azúcares añadidos y un largo etcétera de trampas que, desgraciadamente son legales y permitidas. 

Por eso insistimos en que elijas sólo productos con pocos ingredientes, procedentes de la naturaleza y que no hayan sufrido un gran procesamiento industrial. 

 

hombre-bebe-agua

Hidrátate mucho y bien

Es decir, bebe al menos 2 litros de líquidos al día para mantener tu sistema inmunitario fuerte. Con una hidratación adecuada, ayudas a arrastrar las bacterias que podrían hacerte daño y mejoras la función intestinal. 

 Y cuando decimos líquidos nos referimos sobre todo a agua. También pueden ser infusiones (sin azúcar). 

¡Ojo! No entran en este consejo las bebidas carbonatadas ni los zumos de supermercado, vacíos de nutrientes pero con gran exceso de azúcares e ingredientes potencialmente nocivos. 

También puedes ayudarte consumiendo alimentos que contengan mucha agua -sin dejar de beber los dos litros diarios. Entre las verduras con más agua encuentras lechuga, pepino, apio, espinacas, calabaza. Y entre las frutas: sandía, fresa, melocotón, melón, naranja o piña.

Mejor enteras que en zumo. Pero si prefieres hacerte un zumo, aprovecha la pulpa que queda en el exprimidor: es la fibra de la fruta que alimenta a tu microbiota. 

Eso sí, no te pases. Beber más de la cantidad adecuada puede provocar que los nutrientes que mantienen a tu cuerpo sano se vayan por la taza del váter y consigas el efecto contrario a lo que estabas buscando. 

 

comida-nutritiva-defensas

 Consume los nutrientes que necesita tu sistema inmunitario, especialmente 

Existen determinados nutrientes que ayudan especialmente a tu sistema inmune. Son vitaminas y minerales que de una forma u otra le ayudan a ser más fuerte contra las agresiones externas. Entre ellos, tienes un espacio de honor las vitaminas A, C, D, B12 y B6, la Riboflavina y la Niacina. También los minerales Magnesio, Selenio, Zinc y Cobre.

Todos ellos se pueden obtener con una alimentación saludable basada en productos naturales: carnes blancas y rojas, pescado y muchos vegetales. 

Por ello es tan importante llevar una alimentación equilibrada, para picar un poco de cada uno de los nutrientes. ¿Cómo? Eligiendo alimentos saludables como carnes blancas, pescado azul, vegetales, frutas y legumbres. 

En la mayoría de los casos, el color de cada alimento indica los nutrientes que lleva. Por eso es muy recomendable consumir alimentos de diferentes colores. Si te haces una ensalada, será mucho más nutritiva si tiene un poco de cada cosa y un aspecto multicolor. 

Eso sí, ten en cuenta que los probióticos de estos alimentos suelen ser una cantidad insuficiente y no siempre llegan vivos al intestino, con lo que pierden su eficacia. Además, su origen es genérico, por lo que no siempre tienen un efecto directo sobre el sistema inmunitario. 

Por ello, si quieres protegerte de enfermedades es importante que complementes tu alimentación con un probiótico encapsulado de liberación lenta para que los microorganismos lleguen vivos al intestino. 

proteinas-y-fibra-para-incrementar-las-defensas

Incrementa tu consumo de proteínas y de fibra

Además de lo que no consumes, es importantísimo saber lo que sí debes incrementar. Las proteínas y la fibra tienen un gran peso en la riqueza de tu flora intestinal. Veamos por qué. 

Las proteínas son uno de los aliados de nuestro sistema inmune, por eso te recomendamos que consumas proteínas en cada comida. Puedes incorporarlas tomando huevos, lácteos, pescados, carnes blancas o legumbres

La fibra es el alimento de los microorganismos vivos que forman parte de la microbiota. Según este estudio ‘La fibra alimentaria desempeña un papel importante en la estimulación del crecimiento de determinadas bacterias en el colon, lo que induce la producción de ácidos grasos de cadena corta muy saludables.’ 

Encuentras fibra en las verduras de hoja verde (espinacas, berros, acelgas, brócoli, alcachofas o judías verdes) y en los cereales integrales: pasta, pan o arroz integrales pueden ser una buena opción -sin abusar, para acompañar tus comidas.

chucrut-probiotico-defensas

Utiliza los secretos de la naturaleza: probióticos y prebióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que se encuentran en determinados alimentos. Al consumirlos, fortalecen la flora bacteriana del intestino.

Encontramos probióticos por ejemplo en determinados quesos (no pasteurizados), el yogurt y el kéfir, el chucrut, los pepinillos o la kombucha. 

Por otro lado están los prebióticos. Estos son un tipo de fibra no digerible que ayudan a estimular el crecimiento de los probióticos. Es decir, si queremos tener una buena salud intestinal, además de probióticos debemos consumir prebióticos frecuentemente. 

Si tu alimentación tiene una cantidad adecuada de prebióticos, te estás protegiendo de enfermedades porque tu sistema inmune es más fuerte. Además, los prebióticos ayudan a la absorción de determinados nutrientes importantísimos para tu salud. 

Los prebióticos son alimentos que contienen importantes cantidades de fibra. Por ejemplo, alcachofas, plátano, ajo, cebolla, espárragos, puerros o achicoria. También cereales como el trigo o la avena. 

Emitium-bodegon-2-con-blisters

Y si quieres una ayuda extra para tus defensas…

Además de una alimentación adecuada, es importante que sepas que puedes alimentar a tu sistema inmunitario.  Emitium® Inmunología es un complemento alimenticio con ingredientes de origen natural que contribuye a que tu sistema inmunitario se pueda defender de agresiones externas, ¿Cómo? A través de una doble acción:

  • Probióticos especialmente seleccionados que llegan activos a la microbiota gracias a las cápsulas de liberación lenta.
  • Vitaminas, minerales y extractos vegetales que ayudan a potenciar el sistema inmunitario eficazmente.

¿Te queda alguna duda? Cuéntanos en los Comentarios de más abajo o en las redes sociales: Facebook Instagram

Compartir:
Hazte con EMITIUM Inmunología y protege tus defensas

Y si todavía tienes dudas te ayudamos a resolverlas:

También puede interesarte…

4 Comentarios

  1. Paula

    Es muy interesante saber que la comida tiene una influencia tan grande en nuestro sistema inmunológico. Una pregunta, ¿Tomar probióticos también hace que nos curemos antes si tenemos gripe?

    Responder
    • Laboratorios NIAM

      Hola Paula,

      Sí, tener la microflora fuerte te ayuda en dos sentidos:
      – Primero para que tu organismo pueda defenderse correctamente de los ataques externos.
      – Segundo para que tu sistema inmunitario pueda defenderse si los patógenos han conseguido atacarte, de manera que puedas curarte antes.

      Para mantener una microflora fuerte es importante mantener unos hábitos de vida saludables (alimentación, hidratación, etc.). También puedes ayudarte con el consumo de probióticos y prebióticos 😉

      Un saludo y cuídate mucho,

      Laboratorios Niam

      Responder
  2. Lolo

    Muchísimas gracias por tanta información valiosa, he aprendido mucho leyendo este artículo

    Responder
    • Laboratorios NIAM

      Gracias a ti por pasarte por aquí, Lolo 🙂 Saludos,

      Laboratorios Niam

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *