Exceso de sal: cómo le afecta a tu corazón

Publicado el 11 febrero, 2021

Compartir:

La sal, ese ingrediente indispensable en nuestras cocinas que transforma nuestros platos en deliciosos manjares. La sal es tan importante en nuestra alimentación que somos incapaces de imaginarnos la vida sin ella. Tanto que la utilizamos en refranes tan bonitos como «¡eres la sal de mi vida!».

El problema es que de tanto que nos gusta hemos acabado abusando de ella en nuestra alimentación, y como seguro que ya sabes, el exceso de sal está relacionado con la hipertensión arterial y otros problemas cardiovasculares. Y aunque pueda parecerlo, no, no es solo un problema de personas mayores.

Sal en un cuenco de madera

La importancia del sodio

Antes de nada, debes saber que la sal es fundamental y necesaria para tu cuerpo.

La sal es un compuesto de cloruro sódico y el sodio es un mineral esencial para los músculos y los nervios, además de para controlar la presión arterial, el volumen sanguíneo y de ayudar a absorber otros nutrientes, entre otras muchas funciones.

 

Doctor comprobando la tensión de un paciente

El exceso de sal: el verdadero problema

Está claro que la sal es muy importante para tu organismo; el problema aparece cuando se produce un consumo excesivo: cuanto más sodio hay en tu torrente sanguíneo, más aumenta la presión arterial, dando lugar a diferentes problemas cardiovasculares, hipertensión, retención de líquidos o mayor riesgo de infarto, además de perjudicar el correcto funcionamiento de los riñones.

 

¿Cuál es la cantidad adecuada?

La producción de alimentos ultraprocesados y los actuales ritmos de vida de la sociedad actual han provocado un cambio en nuestras pautas de alimentación. Y las grasas saturadas, ácidos grasos trans y un exceso de azúcar o sal son los principales culpables. Además de eso, como cada vez consumimos menos verduras y frutas frescas y obtenemos menos potasio, que precisamente contribuye a reducir la presión arterial. 

Es por ello que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tomar no más 2 gramos de sodio al día en adultos, lo equivalente a 5 gramos de sal al día. Para que te hagas una idea, 5 gramos de sal es un poco menos que una cucharadita de té. Ahora imagínate cuánto deberíamos cambiar nuestras pautas alimenticias teniendo en cuenta que nuestro consumo medio diario se sitúa entre los 9 y los 12 gramos, es decir, ¡más del doble de lo recomendado!

 

Fotografía de un bote de sal

Cómo reducir la sal en tu dieta diaria

Como lamentablemente muchas personas sobrepasan esas cantidades, la OMS y asociaciones en distintos países han dado algunas pautas y recomendaciones para tratar de controlar el exceso de sal.

De hecho, algunos estudios sugieren que una reducción de 10 a 5 gramos de sal durante 4 o más semanas provoca mejoras significativas en personas con hipertensión, por lo que vale la pena hacer un esfuerzo.

Mujer leyendo etiquetas de alimentos en un supermercado

Aprende a leer las etiquetas

No porque un alimento no te resulte salado quiere decir que no lleve sal. De hecho, hay muchos que la tienen en importantes cantidades y no se nota en el sabor. Por eso es fundamental aprender a leer las etiquetas de los alimentos cuando haces la compra, porque te permitirá conocer su composición y te ayudará a elegir productos más sanos.

Foto detalle de comida basura.

Evita alimentos procesados

Más del 70% del sodio que consumimos proviene de alimentos envasados y preparados que comemos en restaurantes o cadenas de alimentación. Por eso el primer paso es deshacerte de alimentos ultraprocesados y de comida basura, que aportan muy pocos nutrientes. 

Los fiambres curados, pizzas y hamburguesas, las sopas preparadas o el pan son alimentos que, en su versión procesada, te aportan cantidades muy altas de sal sin apenas darte cuenta. Una buena opción es intentar prepararlos en casa: seguro que una buena pizza casera o una sopa hecha con hortalizas frescas te resultarán, además de sanas, mucho más deliciosas 😉.

Mujer comiendo en un restaurante

Acostumbra tu paladar a comer con menos sal

El otro 30% de la sal que consumimos proviene de su forma natural en los alimentos y el que añadimos para cocinar y preparar las comidas. Esto quiere decir que queda un margen muy importante para controlar nuestra alimentación y reducir la ingesta de sal.

Es recomendable elegir productos bajos en sal y tratar de reducir la cantidad que le echamos mientras cocinamos. Trata de reducir progresivamente la cantidad de sal, para ir adaptándote al sabor de los alimentos al natural. Aunque no lo creas, tus papilas gustativas se acostumbran y se adaptan a los nuevos sabores; puede que lleve un tiempo, pero si poco a poco vas reduces el exceso de sal, tu boca se acostumbrará y acabarás apreciando otros sabores.

Esperamos que te sirvan estos consejos, aunque debes recordar que el sodio es muy importante para tu organismo, por eso no debes caer en el extremo de eliminarla por completo de tu dieta. Si tienes dudas sobre las cantidades de sodio que debes ingerir en base a tu caso particular, te recomendamos que lo consultes con un nutricionista o con tu médico de cabecera. 

¿Me afecta el consumo de sal si tengo el colesterol alto?

La sal no afecta de forma directa a los niveles de colesterol en sangre, pero como has visto, un consumo excesivo está muy relacionado con la salud cardiovascular, la retención de líquidos y la presión arterial.

El colesterol elevado afecta, según la Sociedad Española de Cardiología a la mitad de la población española. Por ello es muy importante que adoptes hábitos saludables, una alimentación equilibrada y la práctica de ejercicio físico diario. Pero si en un momento puntual necesitas una ayuda para reducir tus niveles de colesterol, te interesará conocer EMITIUM® Corazón.

Se trata de un suplemento de doble acción cuyas cepas especialmente seleccionadas y sus nutrientes específicos te ayudarán a reducir tus niveles de colesterol. EMITIUM® Corazón se presentan en dos cápsulas diferenciadas: una transparente que incluye probióticos específicamente seleccionados por su acción contra la hipercolesterolemia y una cápsula roja con extractos vegetales y vitamina B1 que contribuye al funcionamiento normal del corazón.

Botón comprar emitium corazón

¿Estás tratando de reducir la sal en tu alimentación y te ha sido útil este artículo? Puedes contarnos tus impresiones a través de Facebook e Instagram, o si lo prefieres puedes dejarnos un comentario un poco más abajo. ¡Te responderemos lo antes posible! 😊

 

Compartir:

Regístrate en nuestro boletín

Y recibe contenidos especiales relacionados con tus intereses.

¿Cómo conseguir EMITIUM® Corazón?

COMPRAR ONLINE

ENVÍO GRATIS si pides 2 cajas o más

POR TELÉFONO

De lunes a jueves: 10 – 17h
Viernes: 10h – 15h

Código nacional: C.N. 197898.1

También puede interesarte…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si tienes alguna duda o comentario, también estamos en: